Tipos de financiación de la empresa

Para hacer frente a sus obligaciones, las empresas disponen de diferentes fuentes de financiación. A grandes rasgos, se divide en dos grandes grupos.

La financiación propia

Como su nombre indica, está formada por aquellas fuentes de financiación que se originan en la misma empresa. No se requiere de terceros. En el plan general de contabilidad se le denomina Financiación Básica.

Como ejemplos podemos destacar las reservas, el remanente o el capital social.

Reservas

Están formadas por aquella parte del resultado contable que se destina a una finalidad concreta. En este sentido, encontramos diferentes tipos de reservas. Algunas tienen un imperativo legal (reserva legal) mientras que otras tienen un carácter accesorio (reservas voluntarias).

 

Remanente

Beneficios no distribuidos ni aplicados específicamente a ninguna otra cuenta tras la aprobación de las cuentas anuales y la distribución de resultados. 

Capital social

Constituye las aportaciones de los socios en las sociedades mercantiles.

La Financiación Ajena

La financiación ajena requiere su devolución en plazo y forma determinada, por lo que es de carácter exigible. 

Este hecho tiene como consecuencia inmediata su clasificación en función del plazo de vencimiento: a largo plazo es aquella exigible en un plazo superior a un año; mientras que la financiación ajena a corto plazo es aquella cuya devolución debe afrontarse en un período igual o inferior al ejercicio económico.

El crédito de provisión

Es aquella financiación que nos conceden los proveedores al permitirnos comprar a crédito Además, el proveedor concede descuentos por pronto pago. Además, el proveedor concede descuentos por pronto pago o incrementa el precio de venta de las operaciones a plazo.

El empréstito

Es una forma de financiación ajena a largo plazo, donde el volumen de recursos necesarios es de gran dimensión, y por ello, es aportado por distintas personas que, mediante la compra de los títulos-valores emitidos por la entidad que necesita dichos fondos, se convierten en acreedores, asumiendo cada uno de ellos solo una parte del riesgo total.

El crédito bancario 

Es un préstamo flexible en cuanto a disposiciones y devoluciones ya que la entidad financiera se obliga a poner a disposición del cliente una cantidad de dinero pactada. 

Se pagarán intereses por el capital dispuesto y no por el total disponible, si bien se exigirá el pago de una comisión que penalice las cantidades no dispuestas.

El préstamo bancario

La entidad financiera entrega a un cliente una cantidad pactada. A cambio, el cliente se obliga al pago de un interés y a la devolución del principal a la amortización del préstamo de acuerdo con un determinado calendario.

La cuantía del préstamo se entrega en su totalidad al cliente. Éste soporta una serie de comisiones: comisión de apertura, de estudio, por cancelación anticipada.

El tipo de interés puede ser fijo o variable.  

El leasing 

Es una fuente de financiación mediante la cual una empresa cliente adquiere durante un periodo de tiempo determinado el derecho de uso de unos bienes. 

  • Leasing financiero: la lsociedad leasing adquiere los bienes que el arrendatario va a utilizar, pero no corre con los gastos de mantenimiento, que suelen correr a cuenta del arrendatario.
  • Leasing operativo: consiste en el arrendamiento de un bien a corto o medio plazo incluyendo el mantenimiento y las reparaciones del mismo. 
  • Lease-back: consiste en que la empresa cliente vende bienes a la empresa arrendadora con el fin de que ésta se los alquile mediante una operación de leasing. De esta forma, el arrendatario obtiene recursos financieros adicionales por la venta de esos bienes, y puede seguir utilizándolos a cambio del pago de una cuota.